Saltar al contenido

LA ARQUITECTURA SINGULAR DE FARO A COLÓN

22 marzo, 2016

Ubicado en Santo Domingo, República Dominicana, el Faro a Colón se erige como uno de los monumentos más importantes del continente. La importancia del mismo radica en la historia que hay alrededor de su construcción y también por las características propias de la edificación, de manera que la arquitectura singular de Faro a Colón es una de las obras que más ambiciosas han sido en la región.

El monumento es una edificación que se construyó en homenaje al descubridor de América, Cristóbal Colón. La construcción del Faro fue una idea de William Ellis, quien propuso el levantamiento de un monumento en las costas de Santo Domingo. Nueve años después la idea anunciada en 1914 fue consolidada y en la V Conferencia Internacional Americana, se ordenó que todos los países de América colaboraran para que pudiese llevarse a cabo la obra.

Se llamó a concurso para determinar el diseño de la obra y en 1930 fue escogido el diseño que se construiría. Se escogió entre cuatrocientos cincuenta y cinco proyectos que llegaron desde cuarenta y ocho países. Asignándose además diez menciones de honor. La obra que finalmente se construyó fue diseñada por el americano Joseph Lea Grave, siendo su diseño un inmenso faro. Y es así como se materializó esta gran edificación que desde los cielos se puede contemplar como una cruz en el camino, evocando así la famosa frase del descubridor que reza “poner cruces en todos los caminos para que Dios os bendiga”.

LA ARQUITECTURA SINGULAR DE FARO A COLÓN

El monumento posee ciento cincuenta y siete faroles, y en su interior puede hacerse un recorrido por la historia de los países que han sido aliados y amigos del continente a lo largo del desarrollo de la humanidad y desde los orígenes del nuevo mundo. La arquitectura singular de Faro a Colón posee en su interior objetos aportados por cada país yse encuentran en exhibiciones para que los turistas puedan conocer un poco de las culturas originarias de distintas regiones.

La inauguración de la emblemática construcción fue en el año mil novecientos noventa y dos, trasladándose así los restos de Cristóbal Colón desde la Catedral Primada de América hasta el Mausoleo del Faro a Colón, en donde miles de turistas contemplan cada año sus restos y admiran la edificación.