Arquitectura bioclimática en climas cálidos

Cuando hablamos de medidas de ahorro energético MAE en edificios, lo más habitual es pensar en reducir el consumo asociado a equipos o sistemas que consumen energía. Pero el enfoque más adecuado para optimizar la eficiencia energética de un edificio es reducir primero la demanda energética, lo que implica directamente reducir el consumo, y luego abordar medidas específicamente dirigidas a reducir el consumo.

Este enfoque de la eficiencia energética de los edificios ha sido totalmente adoptado por el arquitectura bioclimática desde su creación. Pero cual es el arquitectura bioclimática? Es fundamentalmente esta corriente arquitectónica la que se centra en la adaptación de los edificios a las condiciones climáticas del entorno en el que se ubican, así como en el aprovechamiento de la energía “in situ” para minimizar la demanda y el consumo energético del edificio. , respetando las necesidades de comodidad de sus usuarios. Así, considera que los edificios están compuestos por sistemas pasivos y sistemas activos.

En definitiva, diríamos que los sistemas pasivos son sistemas que se utilizan en los edificios para satisfacer las necesidades de confort de sus usuarios sin necesidad de un uso energético adicional, como la propia envolvente (paredes, cubierta, huecos …) Sistemas activos, en el Por otro lado, son aquellas destinadas a cubrir necesidades que los sistemas pasivos no satisfacen, pero que utilizan energía adicional para su funcionamiento, como, por ejemplo, los sistemas de aire acondicionado.

Arquitectura Bioclimatica en Climas Calidos 1
HIGO. 1: Ejemplo de casa pasiva.

Con estas definiciones, parece lógico pensar que si es posible minimizar la demanda energética de los edificios con medidas de ahorro energético MAE en sistemas pasivos, estaremos reduciendo las necesidades que deben cubrir los sistemas activos.

Los AEM más clásicos o conocidos en sistemas pasivos están diseñados para soportar los rigores de los climas fríos o invernales. Sin embargo, las medidas de ahorro energético pasivo en climas cálidos o en verano son menos conocidas o su implementación constituye una dificultad adicional para encontrar fuentes naturales de refrigeración.

Con la llegada de las corrientes de arquitectura bioclimática Al igual que los estándares de la casa pasiva, la búsqueda de medidas de ahorro pasivo se ha reanudado para hacer frente a los rigores del verano o al calor de los climas cálidos. Por esto, el arquitectura bioclimática Recurrió a sistemas de construcción más tradicionales, que utilizaban principalmente sistemas pasivos para atender a sus ocupantes.

Dicho esto, ¿cuáles serían las medidas de economía pasiva más importantes para las zonas climáticas o las estaciones cálidas?

  • El aislamiento: La primera medida de ahorro energético consiste en aislar el interior de los edificios, separándolo de las condiciones que se consiguen en el exterior. La envolvente del edificio es básicamente el primer sistema bioclimático propuesto, pero para su optimización se debe prestar atención a los vanos, puentes térmicos, etc. y, sobre todo, al aislamiento, dando preferencia a los materiales con mejor resistencia térmica.
  • Orientación de la casa. En el hemisferio norte, lo más común es orientar la casa hacia el sur, buscando insumos energéticos durante el invierno. Sin embargo, esto supone asumir mayores cargas durante la temporada de verano, por lo que algunos AEM adicionales podrían consistir en colocar elementos de protección pasiva frente a la radiación directa, como voladizos, balcones, pérgolas, etc.
  • Uso de colores claros. El uso de pinturas o materiales que reflejen el calor en el techo o la fachada del edificio es extremadamente importante. Según los expertos, un techo de color claro frente a un techo oscuro puede reducir la ganancia de calor en un 25-35%.
  • Ventilación. Esta es otra técnica utilizada convencionalmente en los hogares tradicionales. La ventilación es fundamental para renovar el aire en los edificios, pero debe mantenerse al mínimo. Para ello, la eficacia será ventilar solo por la noche. La ventilación cruzada es la técnica más eficaz de refrigeración mediante sistemas pasivos. Pero también existe la ventilación convectiva, en la que el aire caliente sube a las partes más altas de la casa, siendo reemplazado por aire más frío de un patio fresco, sótano, tuberías enterradas en el suelo, etc., y ventilación convectiva desde el ático (Proporcionar un espacio intermedio entre el piso superior y el techo para reducir la transferencia de calor).
  • Compacidad. Uno de los factores puramente pasivos que influyen en el consumo de energía es la forma del edificio. Cuanto más compacto sea el edificio y menos agujeros, mejor. Por ello, se recomienda en términos energéticos que tenga una forma compacta sin muchos espacios, rebajes y protuberancias. Y la altura también influye durante la ventilación.

Hay más soluciones, quizás más innovadoras, pero que también te permiten reducir el consumo en la temporada de calor o en climas cálidos, como por ejemplo:

  • Cubiertas o fachadas verdes. Consiste en la utilización de cubiertas o fachadas ecológicas o verdes como elementos constructivos de la envolvente del edificio.
  • doble fachada o paredes de trompas de agua. Consiste en crear una segunda capa en la pared del edificio, creando una cámara con un boceto.
  • Materiales. Se basa en el uso de materiales suministrados por el medio ambiente y que requieren poca energía para su procesamiento o fabricación. En otras palabras, una menor huella de carbono.
  • Arquitectura Bioclimatica en Climas Calidos 2
    HIGO. 2: Ejemplo de fachada verde.

    Y finalmente, antes de recurrir a sistemas activos, el uso de energía in situ sería la siguiente medida de ahorro, a saber:

    • La integración de energias renovables. Las fuentes de energía más conocidas serían: energía solar fotovoltaica, energía solar térmica, energía eólica, energía aerotérmica o energía geotérmica.
Arquitectura Bioclimatica en Climas Calidos 3
HIGO. 3: Integración de energías renovables en edificios.

En definitiva, los AEM en sistemas pasivos por climas o temporadas cálidas ya están comenzando a instrumentarse, favoreciendo una caída de la demanda y, en consecuencia, el consumo energético en los edificios.

¿Te interesa la arquitectura medioambientalmente sostenible?

Echa un vistazo a nuestro Máster en Arquitectura Avanzada y Urbanismo Ecológicamente Sostenible.

Autor: José Javier Díez Vidal, docente Máster en Arquitectura Avanzada y Urbanismo Ecológicamente Sostenible por EADIC.

MARURB1

.

Elyadmin
Deja tu comentario