Patologías en fundaciones actuales

A través de este artículo y los siguientes, analizaremos las patologías importantes observadas en pilotes de gran diámetro, perforados y hormigonados in situ, así como las condiciones en los pilotes vaina, adoptados para incrementar significativamente el momento de inercia del pilote en los de mayor tamaño. direcciones. tensión de flexión. .

Descenso y desaparición en el hormigón fresco de la jaula de celosía

Ocurrió al usar baterías que se clavaron en la roca. Hasta que se alcanzó el techo de entierro planificado, se utilizó un tubo recuperable, que requirió perforaciones a intervalos regulares para despejar el camino hacia el tubo antes de llegar al techo de roca, donde el avance de la perforación no fue seguido por recubrimiento. Esto probablemente fue necesario porque se encontraron niveles más bajos de descomposición por encima del techo de roca final, seguidos de niveles más degradados.

Una vez colocada la armadura, el tubo se llenó de hormigón y, con la ayuda de un vibrador, se recuperó. Durante el proceso de recuperación de la tubería, hubo caídas repentinas de hormigón, pero lo más llamativo fue la “inmersión” de la jaula de refuerzo dentro del hormigón. Este último, en teoría, no pudo descender después de apoyarse en la roca.

La interpretación del fenómeno fue que el hormigón, al recuperar el tubo con relativa rapidez, podría descender para llenar repentinamente un vacío detrás del tubo, provocado por la acción del taladro.

Este brusco movimiento descendente puede ir acompañado de dos tipos de patologías:

  • Por un lado, la valla que sale de la jaula de refuerzo. Esto provocaría el pandeo y la desaparición del refuerzo longitudinal debajo de la superficie de la masa de hormigón.
  • Por otro lado, evacuar el agua y el lodo que llenó el agujero detrás de la tubería produciría deslizamientos de tierra y contaminación del concreto fresco.

Respecto al primer fenómeno, se observó que desaparecía si los marcos, insuficientemente soldados a las armaduras principales, eran sustituidos por perfiles delgados de revestimiento, fijados mediante costuras soldadas a las armaduras longitudinales. Estas juntas resistieron la fricción del hormigón y, al eliminar el pandeo de las barras de acero, no hubo descenso visible de la jaula del inducido.

Por otro lado, la segunda patología fue suficientemente evidente en los relevamientos realizados en varios de los montones. En algunos casos, el hormigón presentó alteraciones tales que fue necesario tapar el hueco dentro del pozo de pilotes.

La forma de solucionar el problema fue la adopción de un revestimiento perdido a nivel del revestimiento de piedra, fijado a la jaula de blindaje, que al evitar la caída brusca del hormigón eliminó las dos causas patológicas.

El primer fenómeno de arrastre de la armadura de cortante del pilote, provocado por el hormigón fresco durante el proceso de retirada del tubo recuperable, ya había sido analizado por Woodward et al. (1972).
La siguiente figura muestra el caso de un pilote de base larga que utiliza armadura helicoidal como armadura de cortante (en lugar de pórticos individuales, como es el caso de la obra mencionada). Como puede verse, al aumentar el diámetro de las espirales, se acorta la altura de la jaula de refuerzo y su desaparición en el hormigón fresco.

Con el uso de hormigón de bajo flujo, que se vierte por boca (como es común en Estados Unidos), se generan compresiones en las barras longitudinales y tensiones en la espiral de cizalla, como se muestra en la figura a). Pero además, demasiada rigidez del hormigón puede provocar un llenado insuficiente del pozo que se ensancha en la parte inferior del pilote.

Fundación guiada

Figura: Defectos de construcción en pilotes base ensanchados con hormigón vertido desde la boca (Woodward et al (1972))

Además del uso de hormigones de bajo flujo, hormigones con granulometría máxima en gran proporción, el uso de holguras reducidas entre las barras que forman la armadura longitudinal principal y la mala soldadura de la armadura de cortante son factores que aumentan el riesgo de patología del pilote. debido al arrastre de su armadura a cortante y, en consecuencia, al pandeo de la armadura vertical.

Este fue el primero de los problemas que pueden surgir al ejecutar una base piloto. En los próximos artículos continuaremos con algunas patologías que no siempre se pueden evitar y que conviene tener en cuenta a la hora de elegir el tipo de base de trabajo.

Autor: Antonio Santos Escobar, docente de Maestría en Geotecnia y Fundaciones por EADIC.

Elyadmin
Deja tu comentario