Demoler o reparar un edificio

Muchos argumentan que es posible la rehabilitación, reparación y restauración de edificios antiguos. A menudo, teniendo en cuenta el valor personal y otros aspectos históricos, otros piensan que es una cuestión de economía básica para aprovechar lo que ya existe.

Desde este punto de vista, siempre es mejor reparar edificios existentes que construir nuevos. Destacar las ventajas del ahorro energético, aprovechar los recursos existentes, además de tener menos molestias de derribos (polvo, ruido, escombros, etc.). La rehabilitación sería más sostenible que la construcción de una nueva estructura.

Sin embargo, muchos otros argumentan que cuando una estructura ha estado expuesta a los elementos durante muchos años, está sujeta a daños que pueden ser irreversibles. Incluso pueden representar un peligro para las personas que las habitan y para el entorno en el que se encuentran, pero el costo de renovar una vieja estructura deteriorada es alto para los propietarios (o el Estado) por lo que sería mejor demoler el edificio.

Desde este punto de vista, algunas edificaciones construidas que se deterioran por mucho tiempo y no cumplen con la normativa de edificación vigente (RNE), como los ingenieros civiles aprenden de golpes y fallas, las estructuras en general están sujetas a diferentes tipos de fenómenos naturales en magnitud y con el paso del tiempo, como terremotos, vientos, lluvias y agresividad ambiental en el tiempo, estas estructuras pueden responder mejor a diferentes fenómenos naturales, pero para la época en que fueron construidas, no existían normas técnicas del caso. Bueno, como se escribió anteriormente, los ingenieros están aprendiendo de la experiencia para renovar nuestros estándares existentes y, como tal, algunos daños que ya se han producido en las estructuras que han pasado por tales eventos naturales a lo largo del tiempo no se repiten. Por tanto, muchas de estas estructuras pueden ser construcciones a rehabilitar, ya que pueden presentar un peligro inminente de derrumbe, incendio, o incluso representar problemas de salud para los vecinos que las habitan, como las Edificios con tuberías de plomo y amianto, dos materiales nocivos para la salud.. Si un edificio se declara inseguro por alguna de estas razones, la demolición sería una solución mucho mejor que renovar o reparar la estructura.

Desde un punto de vista económico, los precios determinarán la decisión de reparar o demoler un nuevo edificio, por lo tanto, estos precios se determinan de acuerdo a los precios de mercado. Donde será necesario estimar el precio que tendría el edificio reparado comparado con uno nuevo con su nuevo diseño en base a la necesidad actual para poder determinar los beneficios que se recibirán. De esta forma, será posible obtener el porcentaje de rentabilidad del proyecto y concluir sobre la viabilidad de reparación o demolición para la construcción de una nueva construcción.

Volviendo al título del artículo a hacer frente a un edificio ya construido y destinado a ser reparado, realmente vale la pena repararlo o es mejor derribarlo y reconstruirlo.

Además, las ciudades como todas las entidades son dinámicas, una ciudad viva y próspera siempre está en construcción, por lo que siempre habrá necesidad de construir nuevos edificios o adaptar los antiguos a las nuevas necesidades de la población., También es cierto que el El patrimonio histórico debe ser preservado para las generaciones futuras, pero nunca afectando la seguridad de las personas que habitan estas estructuras y el entorno en el que se encuentran, por lo que no será fácil tomar la decisión de reparar o demoler una estructura. .


Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Elyadmin
Deja tu comentario