El carbón sigue siendo la clave de la energía mundial

2017 ha sido un año marcado por una clara tendencia alcista en los precios de la electricidad y el gas, no solo en Europa sino también a nivel mundial. Y en esta subida, el precio del carbón volvió a jugar un papel fundamental. Esta materia prima influye en los precios de la electricidad, por su participación en el mix de producción, pero también en los precios del gas, como fuente energética sustitutiva.

Carbon sigue siendo clave en la energía mundial

carbón en 2017

Durante 2017, los precios del carbón continuaron subiendo sin control, siguiendo el cambio de tendencia iniciado en 2016. Como sabemos, la principal influencia en este mercado internacional es China y sus políticas en este ámbito, siendo el principal productor (48 % de la total) y a su vez principal consumidor (52% del total).

En su lucha por reducir la contaminación del aire en sus ciudades, China emprendió en 2016 un cambio de modelo energético, reduciendo su capacidad de producción cerrando varias de sus minas, además de reducir la jornada laboral e incentivando el paso al gas natural. en industrias y generación de energía. Sin embargo, estos cambios en las políticas energéticas requieren tiempo e inversión.

Tras la drástica reducción de su producción, China se ha visto obligada en los últimos 2 años a importar carbón extranjero para satisfacer su demanda menos elástica.

Todo esto llevó a un aumento significativo en los precios mundiales del carbón. Si bien los aumentos de precios se detuvieron en el primer trimestre de 2017, la débil energía hidroeléctrica (también en China) provocó un aumento en el uso del carbón para la generación de energía este año, lo que hizo que los precios subieran aún más.

En Europa, el benchmark API2 alcanzó valores de 90 $/t a finales de diciembre, alcanzando valores máximos en los últimos 5 años.

El carbón sigue siendo clave en la energía mundial 1

Tecnología M

El aumento de la demanda en China por la falta de lluvias, así como la recuperación económica en India y Estados Unidos, permitieron que 2017 terminara con un ligero aumento de la demanda de carbón, tras dos años de descenso.

Demanda de carbón en los próximos años

En efecto, según la IEA (Agencia Internacional de la Energía), la previsión para los próximos 5 años es de estancamiento de la demanda, dado que el aumento del consumo en India y el Sudeste Asiático compensará la caída en Europa, Estados Unidos y Porcelana.

Actualmente, el carbón es omnipresente en países como India, Indonesia, Filipinas o Vietnam, donde representa la opción más rápida y económica para abastecer de electricidad a su población dada su abundancia y la existencia de infraestructuras. Si bien algunos de estos países, como India, ya están apostando por las energías renovables, necesitan tiempo para su implementación y su impacto en la matriz energética.

Así, en India, la producción de carbón debería duplicarse para 2020, y en Indonesia, un aumento de la capacidad de producción eléctrica de 35 GW para 2020, de los cuales el 70% será carbón.

El carbón sigue siendo clave en la energía mundial 2


AY

En China, sin embargo, se espera una leve reducción en su demanda de carbón una vez que se recupere la capacidad hidroeléctrica y se avance en la transición de sus industrias al gas. A pesar de que la capacidad de producción seguirá reduciéndose, las importaciones se ralentizarán mucho porque se incrementarán las nuevas capacidades pero serán más eficientes. Se espera que el carbón continúe representando el 55% de la combinación energética de China hasta 2022.

En Europa, el futuro del carbón está ligado a Polonia y Alemania, que concentran más de la mitad del carbón consumido en la Unión Europea. En Polonia, se espera que la demanda permanezca intacta, pero Alemania está experimentando una ligera reducción en el uso del carbón.

Aunque en Alemania se han cerrado la mayoría de sus centrales nucleares, esta capacidad no ha sido sustituida por el carbón, sino por las energías renovables o el gas natural.

El resto de países asumieron fuertes compromisos para abandonar la generación eléctrica a carbón, con el objetivo de reducir las emisiones de CO2. En este sentido, Francia se ha comprometido a eliminar el carbón de su mezcla para 2022, Reino Unido e Italia para 2025, y Países Bajos, Finlandia y Portugal para 2030.

Sin embargo, los próximos años presentan una gran incertidumbre para los precios del carbón debido a posibles cambios en las importaciones a Asia (China, pero también Japón, Corea y Taipei). En los últimos años, la estabilidad en el sudeste asiático ha brindado cierto consuelo a los exportadores. Sin embargo, ahora la situación será diferente: Japón ha iniciado una fuerte implantación de las energías renovables, así como la reactivación de su energía nuclear; el gobierno coreano está tratando de reducir el carbón en su combinación energética; y en Taipei existe una fuerte oposición social al uso del carbón.

El carbón sigue siendo clave en la energía mundial 3

AY

Suministro de carbón en los próximos años

Por el lado de la oferta, también se atiende la incertidumbre. Además de China, el aumento de la demanda interna en Indonesia y sus dificultades para aumentar la producción, como las que ya presentó en 2017, deberían presionar aún más los precios.

Ahora, nos espera un mercado de precios del carbón cada vez más volátil. El precio seguirá dependiendo de las políticas y circunstancias económicas de China. De hecho, comenzamos 2018 con dos nuevas medidas gubernamentales: la reducción de las restricciones a la importación de carbón para agilizar los trámites aduaneros, reducir los costos de almacenamiento y así promover la flexibilidad de precios; y la promoción de megaminas, grandes empresas capaces de modernizar el sector y reducir capacidades ineficientes.

Pero además, Estados Unidos también puede comenzar a jugar un papel importante como «proveedor de swing». Cambios regulatorios recientes permiten reducción de costos para los productores de carbón en Estados Unidos Sin salida para uso doméstico en la generación de electricidad, donde se compite con precios de gas muy bajos, las exportaciones han aumentado significativamente. A falta de datos oficiales cerrados, se estima que en 2017 aumentaron un 46%, apuntando a países como India, China, Brasil, México o Alemania.

Autor: Israel Colomé Mejía
Director de obra, jefe de proyecto, ingeniero de proyectos EPC con especialización en construcción
Bilbao, País Vasco, España | trabajos públicos

🇧🇷

Elyadmin
Deja tu comentario